Cómo preparar la tabla de quesos para triunfar esta navidad

No le des más vueltas. Si esta navidad quieres sorprender y dejar con la boca abierta a todos tus invitados, prepara una tabla de quesos. Un producto estrella, sencillo y rápido de elaborar. Además, conseguirás aportar un toque de personalidad, textura, sabor y aroma a tu mesa. Hay quesos para todos los gustos y para todas las ocasiones, pero no te precipites. Es importante seguir un cierto criterio.

Antes de ponernos manos a la obra, debemos tener en cuenta el número de invitados y el resto del menú. No es lo mismo ser el gran protagonista de la mesa que un aperitivo más. No temas fallar, no existe una única opción de tabla perfecta. En el blog de Delicatessen Ojeda te contamos cómo preparar la tabla de quesos para triunfar esta navidad.

Variedades de queso

Para conseguir triunfar con nuestra tabla de quesos se recomienda elegir entre cinco y ocho tipos diferentes. Es importante no agotar al comensal ni tampoco hacer una tabla aburrida. Algunos expertos aseguran que cuando has probado alrededor de media docena no se puede apreciar el sabor de cada queso. El queso se puede clasificar según las siguiente variables:

-El origen de la leche: vaca (Emmental), cabra, oveja (Manchego), búfala (Mozarella) o mezcla de leches (Cabrales).

-Tipo de maduración: frescos (queso de Burgos) o madurados -pasta blanda, pasta prensada, pasta hilada, rayados o fundidos-.

-La textura: muy blanda (Cottage), semi-blanda (Cabrales), blanda (Brie), semi-dura (Gruyére) o dura (parmesano).

-La corteza: sin corteza (Cottage), corteza artificial (Cheddar), corteza enmohecida (Brie) o corteza seca (Idiazábal).

-El contenido en grasa: magro (menor de 20%), semigraso (20%), graso (40%), extra-graso (más de 45%) o doble graso (más de 60% graso).

Tipos de corte

El corte del queso es un aspecto muy a tener en cuenta para preparar nuestra tabla. Es fundamental mantener la forma del queso en su corte, es parte de su esencia. Por ejemplo, si es un Emmenthal hay que dejar que se vean los agujeros completos. A continuación te contamos las formas de corte más comunes:

-Porciones triangulares: un tipo de corte para los quesos de forma cilíndrica cuyo diámetro es mayor que la altura, como el queso Manchego. Asimismo, de pasta blanda con corteza enmohecida como Camembert.

-Rodajas: se incluyen quesos cilíndricos con una longitud mayor. Por ejemplo, los rulos de cabra o vaca, Provolone, San Simón o el queso de tetilla.

-Forma de cuña: es el corte más adecuado para quesos duros semiduros o tiernos. También se incluyen los franceses pequeños y redondos. Es importante conservar parte de su corteza.

-En tacos: corte de los quesos azules como de Cabrales, Roquefort o Parmesano.

-Trozos irregulares: es la forma más común para servir quesos muy duros como el Parmesano, de Mahón o el Grada Padano.

-Lonchas finas: es el corte perfecto para los quesos curados que tienen forma rectangular y que son de gran tamaño, como Cheddar o Emmental.

Para aquellos tipos de queso que se desmigan se recomienda realizar el corte mediante una guillotina de quesos o, en su defecto, con un cuchillo caliente.

tabla de quesos

Presentación de la tabla de quesos

La comida entra por los ojos. Por ello, es fundamental que nuestra tabla de quesos tenga una buena presentación. Puedes optar por una bonita tabla de madera, piedra o pizarra. Este último nos permite escribir con tiza y poder personalizar nuestro plato. Revisa que tu tabla no se absorba los olores, sino perderemos bastante calidad. Hay personas que organizan la tabla en torno a una variedad específica y otras que prefieren diseñar su plato jugando con las diferentes maduraciones.

Sin embargo, hay un orden con el que seguro triunfarás esta navidad. Se recomienza empezar por los quesos más suaves y blandos y dejar para el final los más fuertes, duros y picantes. Colócalos de izquierda a derecha para que los comensales puedan seguir fácilmente la secuencia. Si prefieres ser algo más creativo, puedes optar por otras formas como el abanico o en círculo. En este caso, colocaremos los quesos

más suaves alrededor y dejaremos los más fuertes para el centro.

Además, puedes acompañar tu tabla de quesos con una multitud de opciones. Escoge una selección de panes artesanos y de masa madre o unas galletas crujientes. Opta por mermeladas, compotas o dulce de membrillo. La fruta y los frutos secos también son una gran elección. Asimismo, hay comensales que prefieren los encurtidos para los quesos fuertes. Queda a tu elección. Eso sí, recuerda siempre sacar la tabla montada de la nevera al menos una hora antes de la nevera, mejorará la degustación. ¡Ya tenemos preparada una tabla de quesos para triunfar esta navidad!